maydaochoa@gmail.com

Genios y la Genialidad

El secreto del genio es llevar el espíritu del niño hasta la vejez, lo que significa nunca perder el entusiasmo. Aldous Huxley
7 Mar 2016

El Sonido que te creó ¿Pudiera destruirte? ¡Sólo si tú lo permites!

/
Posted By

foto marzo 7

Curso de Salud Integral

Por Dra. Mayda Ochoa© Todos los derechos reservados.

Marzo 7

¡Saludos Seres Maravillosos, Trabajadores de la Luz, Hijos de la Abundancia y del Amor!

Dicen las Escrituras que Dios creó el Universo con el sonido: “Primero fue el Verbo”… El verbo es la palabra, el sonido. Y hoy los físicos cuánticos dicen que los átomos están compuestos de vórtices de energía que giran, vibran y producen… ¿qué cosa? Exactamente: ¡Sonidos!

Cada átomo tiene su propia melodía, su propio tono y cuando los átomos se unen y forman moléculas, de esas uniones irradian nuevas melodías y cada forma que existe en el universo (tú, yo, nuestras mascotas, los árboles, las montañas, los ríos, las nubes…) irradia su propio tipo de música. Hace poco oímos el sonido del Universo. Pueden regresar a oírlo en la pagina de Trabajadores de la Luz.

Y todo es sonido porque somos energía y la energía irradia resonancia.

En mi libro “Fuerzas Invisibles” hablo sobre como el principio de la resonancia es una de las Influencia Ocultas que Controlan tu Existencia:  

En medicina, el principio de resonancia permite que se tomen imágenes del interior de nuestros cuerpos, con gran detalle y claridad, a través de la Imagen por Resonancia Magnética (IRM). (MRI en inglés).

El Principio de resonancia se utiliza, además, en varios sistemas que aseguran curar a través de la manipulación de la energía acústica. Por ejemplo, la Energía de Onda Acústica (Sound Wave Energy) dice que cura los problemas físicos, mentales, emocionales, y espirituales de la persona, permitiéndole volver a un estado de armonía consigo misma y con el mundo que le rodea.

Pero ¿cómo funciona la terapia del sonido y cómo nos cura? “Fuerzas Invisibles” dice:

Los especialistas explican que el sonido modifica nuestras ondas cerebrales, ayudándonos a entrar en otros niveles de consciencia, donde son posibles los estados de cura espontánea. Y un ejemplo perfecto de ello es la música. Cuando uno escucha música, las células del cuerpo y de la mente literalmente se reorganizan.

Yo he experimentado, en Tíbet, los efectos de los cuencos tibetanos. Cuando uno escucha la música divina de los cuencos, es como si sus vibraciones entraran en nuestro cuerpo, no por los oídos, sino por los poros, y una vez dentro, uno no puede dejar de subir a esa vibración sagrada, donde la enfermedad es inconcebible.

Los seres humanos no pueden siempre conscientemente percibir la mayoría de las vibraciones, pero cuando oímos una voz, una canción, un ruido, lo que estamos oyendo son vibraciones. Nuestro cerebro convierte esas vibraciones en imágenes, recuerdos, colores.” (Tomado de Fuerzas Invisibles. Las Influencias Ocultas que Controlan tu Existencia.)

No todo lo que escuchamos es melodía saludable

Ahora, desdichadamente, no todo lo que escuchamos es melodía saludable. Nuestro mundo (sobre todo nuestras ciudades) son cada vez más un cajón ruidoso y ese ruido ensordecedor en el que vivimos sumergidos erosiona nuestra salud mental.

Y es que la mayoría de los sonidos que nos rodean son desagradables, por ejemplo el ruido de tráfico, sonidos de la construcción, alarmas, sirenas de la policía y los bomberos, y dentro de nuestras casas… la radio, la TV, niños gritando…

Tratamos de comunicarnos por encima de todo ese ruido y tenemos que gritar… poco a poco nos vamos acostumbrando… o eso creemos. Pero en el intento, nuestro estrés se ha elevado y con él todas las enfermedades de las que hoy nos quejamos.

El mismo sonido que nos creó ¿terminará destruyéndonos si no le buscamos un remedio urgente?

Julian Treasure un especialista del sonido, quien es presidente de Sound Agency (Agencia de Sonido,) una firma que asesora a empresas en todo el mundo sobre la forma de evitar o utilizar el sonido, asegura que los sonidos afectan nuestra secreción de hormonas en todo momento, pero también afectan la respiración, el ritmo cardiaco, y las ondas neuronales.

Según Treasure, otra manera en la que el sonido nos afecta es la psicológica. Una música de violín, por ejemplo, puede hacernos sentir tristes.

Hoy quisiera que dedicaran unos minutos de su día a escuchar esta corta pero contundente charla de Julián Treasure, en TED, sobre ocho maneras de CREAR un paraíso de sonidos alrededor de tu existencia. Para escucharlo haz clic abajo. Después del clic ve a la izquierda y baja un poquito hasta donde dice “Interactive Script. Haz clic ahí y baja para activarlo en español. También te doy el texto. Si puedes, léelo. Te amo.

http://maydaochoa.com/3686/

Leave a Reply

error: Content is protected !!