maydaochoa@gmail.com

Genios y la Genialidad

El secreto del genio es llevar el espíritu del niño hasta la vejez, lo que significa nunca perder el entusiasmo. Aldous Huxley
15 Sep 2016

Amor, estados alterados y el sueño lúcido

/
Posted By

La cantidad de amor y bondad que cada uno tiene es cada vez mayor y mayor con los niveles más altos, y las inteligencias más amplias y los estados más profundos que uno logra alcanzar.

La cantidad de amor que tienes para compartir depende de en qué nivel de desarrollo estás. Si estás en un nivel egocéntrico solo podrás amarte escasamente a ti mismo. Si estás en un nivel etnocéntrico sólo podrás amar a tu grupo. Si estás en un nivel mundicéntrico, vas a amar a todos los seres humanos. Si estás en un nivel integral, amarás a todos los seres que existen, sean humanos o no. Si estas en el nivel súper integral serás amor en sí mismo. En la tercera grada, se experimenta la unidad de amor con todo el universo, con toda la realidad.

Una pareja en el nivel verde será capaz de experimentar el amor para prácticamente todos los seres humanos. Puede ser que tengan su propio grupo elegido en particular y luego en realidad podrían limitar su alcance a ese grupo – pero tienen el potencial para amar a todos los seres humanos.

Por otra parte, tú pudieras estar en segunda grada y ser ateo, porque podrías todavía tener un estado de conciencia burdo, que nunca ha experimentado la espiritualidad de los otros estados, sutiles, causales, de testigo, o no dual. En este caso tú todavía vas a ver de manera integral todas las cosas de las que eres consciente en el reino ordinario, pero sólo se quedarán en el reino burdo, físico.

Cada nivel es más integral – cada estado, más espiritual

Así que el componente de espiritualidad que una pareja comparte dependerá principalmente de su experiencia en los estados de conciencia. Cada nivel será más integral, más entero, pero cada estado se vuelve más espiritual – y la espiritualidad dependerá sobre todo del estado de conciencia: burdo, sutil, causal, testigo o no dual.

La espiritualidad se refleja principalmente en la experiencia del estado de conciencia de la pareja. Y su nivel de desarrollo va a determinar la forma en que ellos interpretan sus experiencias espirituales. Una pareja por ejemplo, que está en ámbar mítico, compartirá una creencia fundamentalista en la “única verdadera” religión que ambos comparten. Incluso podrían ser misioneros para llevar sus creencias míticas al mundo subdesarrollado, tratando de hacer el bien, pero pensando que los que ellos no logren se convertir, terminarán en el infierno.

Si están en la segunda grada y experimentan la Gran Mente no-dual, entonces van a entender que todos los seres humanos, de hecho, todos los seres sensibles, poseen esta infinita Mente Grande como su verdadero yo. La relación de esta pareja va a compartir y expresar esa realización. Es probable que incluso practiquen juntos y se ayuden a reconocer la Mente Grande o verdadero espíritu de todo lo que surge. ¡Qué amor ese tan hermoso!

Así que es bueno tener claro: tanto los niveles (mítico, racional, plural, integral, etc.) como los estados (burdo, sutil, causal, no dual) regirán la relación entre cualquier pareja, tanto en las relaciones amorosas como de negocios, o amistosas.

Especialmente en lo que se llega a niveles más altos y estados superiores, una relación se convierte en la forma en que expresas y compartes una realidad superior, un ser superior, un espíritu superior – y cómo se refleja en la convivencia humana. La relación se convierte en una manifestación profunda y profundamente satisfactoria de esta realidad superior.

Los niveles son tan importantes en términos de cómo interpretamos las cosas, incluyendo la forma en que amamos, y la forma en que interpretamos nuestra experiencia de estado de conciencia, que se ha investigado recientemente, que realmente puede ser motivo de ruptura cuando se trata de una relación de trabajo, e incluso de amor. Una de las cosas que tú realmente deseas lograr si quieres mantener una unión, es una similitud en los niveles de desarrollo. Si estos son similares, entonces tienden a interpretar las otras dimensiones de una manera al menos vagamente similar, y que tienen algo en común.

Si los niveles de desarrollo son diferentes podrás interpretar todo de manera diferente. Tarde o temprano van a traerse locos el uno al otro.

Los estados alterados y las percepciones extrasensoriales

Las grandes tradiciones de sabiduría de todo el mundo son bastante unánimes al decir que la meditación y la contemplación, nos llevan a estados de conciencia donde los siddhis (los poderes paranormales, como la Percepción Extra Sensorial –ESP en ingles) la precognición, la telequinesis, la curación espontánea— llegan a ser mucho más probables.

Y para los que dudan, el meta-análisis, el potente análisis de probabilidad, de estudios realizados en laboratorios occidentales, como el famoso laboratorio de la Universidad Duke, de J. B. Rhine, muestran con casi el 100% de certeza, que algunas formas de capacidades paranormales son reales, tales como las percepciones extra sensoriales y la visión remota.

Es muy probable que los estados de meditación, que incluyen prácticamente todo el espectro de los estados cerebrales disponibles, aumentará la aparición de eventos paranormales. Todos los textos antiguos y modernos sobre meditación sostienen que los eventos paranormales aumentan cuanto más se acerque la persona al estado de causalidad, que es donde el universo comienza a manifestarse, surgiendo primero al salir del vacío puro.

Y si no has meditado, pero vas a comenzar a hacerlo (lo que se recomienda muy enfáticamente) espera ver un aumento en los eventos paranormales en tu vida, en particular los que son como sincronicidad, donde ocurren los eventos altamente improbables que son profundamente significativos. Carl Jung, quien hizo famosa la sincronicidad da un ejemplo que le pasó a él.

Se cuenta que estaba Jung teniendo su análisis regular con Freud y le estaba diciendo de un sueño de profundo significado que implicaba un escarabajo egipcio, muy raro en Viena. Justo cuando Jung menciona el escarabajo, miraba a la ventana y, para su sorpresa había allí uno de estos escarabajos egipcios. El impacto que tuvo en Jung fue profundo y así fue como concibió la idea de la sincronicidad; allí mismo, un fenómeno interno profundamente significativo relacionado con un evento externo altamente improbable, como si el universo estuviera tratando de decirle algo. Así que no te sorprenda si el frecuentar esos estados superiores te trae este tipo de eventos paranormales. La evidencia empírica dice claramente que lo harán.

El sueño lúcido

Un sueño lúcido es un sueño en el que la persona que sueña está consciente de estar soñando, y puede alterar el desarrollo y desenvolvimiento del sueño. El sueño lúcido se puede dar espontáneamente o ser inducido mediante prácticas y ejercicios.

Uno de los efectos importantes del sueño lúcido, o aprender a estar despierto mientras estás soñando (o más avanzado, lo que es despierto y consciente durante el sueño profundo sin sueños), es que reconoces que tu yo real no se identifica o es definido por el ego de tu estado de vigilia.

Comúnmente, cuando te duermes y empieza el sueño, todo el reino ordinario de vigilia se desvanece (a menos que sueñes con ellos), tu casa se ha ido, se ha ido tu coche, tu pareja, tu trabajo, tu cuerpo físico –pero tu conciencia, tu Yo-soy-dad todavía está presente.

A medida que avanzas en el reino sutil, tu ego da paso a tu alma (que es la “Yo-soy-dad sutil). Te das cuenta que eres más que tu identidad del reino ordinario. Todo el reino ordinario se ha ido. Y porque permaneces consciente (lúcida) durante el sueño te das cuenta que hay una parte más profunda de ti que no es dependiente del reino ordinario, y a medida que continúas aprendiendo a estar lúcida también en el próximo reino del sueño profundo sin sueños (causal), te das cuenta que no hay formas en todo eso –solo vasta conciencia incalificable, infinita sin un objeto, y sin embargo, todavía sientes que estás presente.

Por lo tanto siente directamente que esa es la realidad última, y reconoces que eres directamente tu verdadero ser sin forma, la conciencia sin objeto, gran amplitud infinita libre, uno sin un segundo. Sólo hay un presente. No hay objetos y sin embargo todavía eres tú. Eso es lo que eres verdadera y profundamente, antes del espacio, y el tiempo, y los objetos, y las células, y los deseos, las necesidades, el dolor, el sufrimiento, tormento, la desesperación.

Cuando todo desaparece en el reino causal, tú te quedas. Tu yo-soy-dad se mantiene, permanece siempre. Este es una de las lecciones más importantes del yoga de los sueños, y uno de los grandes potenciales de nuestros reinos sutiles y causales.

 

Leave a Reply

error: Content is protected !!