maydaochoa@gmail.com

Genios y la Genialidad

El secreto del genio es llevar el espíritu del niño hasta la vejez, lo que significa nunca perder el entusiasmo. Aldous Huxley
8 Feb 2016

El Control de la Mente. Un estudio en Harvard

/
Posted By

 

monje tummoEn un monasterio en el norte de la India, monjes tibetanos vestidos con ropa muy fina se sentaron en silencio en una habitación donde la temperatura era fría (40 Fahrenheit = 4.4 °C). Usando una técnica conocida como el yoga Tum-mo, entraron en un estado de meditación profunda. Otros monjes empaparon sábanas en agua helada y las colocaron sobre los hombros de los meditadores. Para personas sin entrenamiento, tales envolturas frías producirían un temblor incontrolable, y después de un tiempo, la muerte.

Pero no pasó mucho tiempo antes que el vapor comenzara a salir de las sabanas. Como resultado del calor corporal producido por los monjes durante la meditación, las sábanas se secaron en aproximadamente una hora.

Los asistentes retiran las sábanas, después se cubre a los meditadores con una segunda envoltura fría y húmeda. Se pidió a cada monje que secara tres sábanas hojas en un período de varias horas.

¿Cómo alguien puede hacer eso? El doctor Herbert Benson, que ha estudiado Tum-mo durante 20 años, responde que “los budistas sienten que la realidad en que vivimos no es la única. Hay otra realidad que podemos aprovechar y que no está afectada por nuestras emociones, por nuestro mundo cotidiano.

Los Budistas creen que ese estado de ánimo se puede lograr haciendo el bien por los demás y por la meditación. El calor que generan durante el proceso es sólo un subproducto de la meditación g-Tum-mo “.

Benson es profesor asociado de medicina en la Universidad Harvard y presidente del Instituto Mente/Cuerpo del Centro Médico Beth Israel Deaconess, en Boston. Él cree firmemente que el estudio de las formas avanzadas de la meditación “puede descubrir capacidades que nos ayudarán a mejorar los tratamientos para enfermedades relacionadas con el estrés.”

Benson desarrolló la técnica “Relaxation Response,” “Respuesta de relajación”, que él describe como “el estado fisiológico opuesto al estrés.” Se caracteriza por la disminución en el metabolismo, la frecuencia respiratoria, la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

Él y otros han acumulado pruebas de que la respuesta de relajación puede ayudar a aquellos que sufren de enfermedades causadas o exacerbadas por el estrés.

Benson y sus colegas la usan para tratar la ansiedad, la depresión leve y moderada, la hipertensión, irregularidades en los latidos, la ira excesiva, insomnio, e incluso infertilidad.

Su equipo también utiliza este tipo de meditación sencilla para calmar a los que han sido traumatizados por la muerte de otros, o por dolorosos diagnósticos de cáncer u otras enfermedades.

“Más del 60 por ciento de las visitas a los médicos en los Estados Unidos se deben a problemas relacionados con el estrés, la mayoría de los cuales están mal tratados por los medicamentos, cirugía u otros procedimientos médicos,” Dice Benson.

El Instituto Médico Mente/Cuerpo entrenó a la gente a usar la respuesta de relajación para ayudar a las personas que trabajan en la Zona Cero en Nueva York, donde dos aviones derribaron las torres gemelas el 11 de septiembre del 2001.

La respuesta de relajación consiste en repetir una palabra, sonido, frase u oración corta sin tener en cuenta los pensamientos intrusivos. “Si una práctica tan fácil puede lograr los cambios notables que observamos”, señala Benson. “Quiero investigar lo que las formas avanzadas de meditación pueden hacer para ayudar al control de la mente en los procesos físicos que se creían incontrolables.”

SE PRODUCE EL MILAGRO

El doctor Benson soñaba con encontrar un entorno donde se practique meditación avanzada tradicionalmente. Y el milagro se produjo en 1979, cuando el líder espiritual del Tíbet, el Dalai Lama, visitó la Universidad de Harvard. “Su Santidad accedió a ayudar”, recuerda Benson. Esa visita fue el comienzo de una larga amistad y varias expediciones hacia el norte de la India, donde muchos monjes tibetanos viven en el exilio.

Durante las visitas a monasterios remotos en la década de 1980, Benson y su equipo estudiaron a monjes que viven en las montañas del Himalaya que podía, por la meditación g-Tum-mo, elevar las temperaturas de sus dedos de manos y pies por tanto como 17 grados.

Para poner esto en perspectiva el metabolismo o el consumo de oxígeno, se reduce sólo del 10 al 15 por ciento en el sueño y alrededor del 17 por ciento durante la meditación sencilla. Benson cree que tal capacidad podría ser útil para los viajes espaciales. Los astronautas pueden utilizar la meditación para aliviar el estrés y el consumo de oxígeno en los vuelos largos a otros planetas.

En 1985, el equipo de meditación grabó un video de monjes que secaban sábanas frías y húmedas con el calor del cuerpo. También documentaron a monjes que pasan una noche de invierno en un borde rocoso a 15.000 pies de altura en el Himalaya. La meditación tuvo lugar en febrero, en una noche de invierno de luna llena, cuando las temperaturas alcanzaron los cero grados F.

Referencia: HARVARD GAZETTE ARCHIVES.

Science Research.

Para leer el artículo original en inglés, visite:

http://news.harvard.edu/gazette/2002/04.18/09-tummo.html

 

 

 

 

Leave a Reply

error: Content is protected !!