maydaochoa@gmail.com

Genios y la Genialidad

El secreto del genio es llevar el espíritu del niño hasta la vejez, lo que significa nunca perder el entusiasmo. Aldous Huxley
4 Mar 2017

El odio y el amor no pueden coexistir, es una ley: la Ley del Crecimiento

/
Posted By

marzo 4Curso Despierta tu genialidad

Por Dra. Mayda Ochoa© Todos los derechos reservados.

Marzo 4

¡Saludos Seres Maravillosos, Trabajadores de la Luz, Hijos de la Abundancia y del Amor!

Todos estamos preocupados por la violencia, la descortesía y la falta de misericordia que se ve en el mundo que nos rodea. Pero aunque eso es una realidad, no es menos cierto, que hasta el ser más rudo y violento, posee una fibra de dulzura y bondad, quizás con su madre, sus hijos, o la persona que ama.

La labor del trabajador de la luz es tratar de acrecentar esa minúscula fibra, y así poner nuestro rayito de luz para construir un mundo más amable, dulce y bondadoso.

Tenemos la tendencia a responder de la misma manera en que hemos sido tratados. Y aunque no estamos hablando de poner la otra mejilla cuando te dan una cachetada cuando respondemos a la violencia con más violencia se produce el “cuento de nunca acabar.” ¿Quieres que te lo cuente otra vez? Mejor no.

El odio y la bondad no pueden coexistir

            La filosofía detrás de esta medida de responder con un poquito de bondad, es que el odio y el amor no pueden coexistir. Si uno acrecienta aunque sea un poquitito la bondad, un pedacito de lo feo forzosamente tiene que desaparecer. Cuando uno permite que más bondad entre en su corazón de alguna manera, ese pedacito de bondad comenzará a echar raíces.

Es una ley natural

            Querer producir amor con la intención de escapar de la violencia es poner el foco del pensamiento en la brutalidad. Y una cosecha de AMOR únicamente crece de semillas de amor, de pensamientos y acciones amorosas. Igualmente, querer producir “amor” atacando al odio, es enfocarse en el odio, y una cosecha de amor no la puede recoger quien siembre desden. Esa es una ley: la Ley del Crecimiento.

Esta cita de mi libro “Fuerzas Invisibles” explica qué es la Ley del Crecimiento:

Si te llevas mal con tu jefe o con tus colegas en el trabajo, o con tu espos@ en la casa (no importa de quien sea la culpa) y piensas que se te está haciendo insoportable la vida, el enfoque de tu pensamiento está puesto en las malas condiciones. Esos pensamientos negativos están germinando constantemente y estás recibiendo una cosecha de más condiciones indeseables. La ley infalible del crecimiento dice que todo lo que piensas y haces son semillas que germinan y se reproducen. Así que en los casos de arriba, comienza a pensar en buscar soluciones: otro trabajo para “dedicarte” a algo que te guste hacer, o para “mejorar” tu salario, o para estar más cerca de la gente a quien amas… ¿ves la diferencia? En este caso estás sembrando los gérmenes de las cosas QUE QUIERES HACER CRECER, NO de lo que quieres que se vaya.  Tú no puedes plantar (tu atención) en lo que no quieres, sino en lo que quieres.”

Por eso mismo NO sentimos lástima, sino empatía

Por eso mismo NO sentimos lástima por otros. Normalmente el que siente lástima piensa que está en un plano superior (moral, social o económicamente). Esa persona siente pena por el otro, y siente alivio y orgullo de no estar en su lugar.

            La empatía es diferente. El que siente empatía no juzga al otro ni se alegra de no estar en su situación. Sólo siente su dolor. La empatía, igual que la misericordia es la disposición, además de compadecerse, y ser amable, de ayudar o asistir al necesitado.

La empatía en su forma más pura se expresa como un calor que se extiende desde nuestro corazón y se desborda abarcando al otro.

La compasión, misericordia, o empatía es una práctica que siempre comienza con el desarrollo de una aceptación amorosa de sí mismo. Nadie que no se ame primero a sí mismo puede sentir la pureza de ese sentimiento por otro.

Ejercicios para despertar sentimientos de bondad amorosa:

  1. Visualización – Trae una imagen a tu mente. Mírate sonriendo sinceramente a alguien que te ha hecho alguna mal. Deséale sinceramente que sea feliz.
  1. Piensa Positivamente. Si alguien no te cae muy bien, o te ha hecho daño, piensa en algunas de sus cualidades y trata de recordar algún acto de bondad que haya hecho. Repite mentalmente: “te perdono”. (Puedes ser tu misma/o.)
  1. Repite la frase “te perdono y te amo”.

Cuando logres sentir un sentimiento positivo, sostén la mente fija en ese sentimiento por el mayor tiempo posible.

            Otro ejercicio es proyectar un sentimiento de bondad y amor a todos los puntos cardinales: norte, sur, este y oeste, arriba y abajo, y alrededor.

Esta práctica direccional no tiene ningún objeto específico e implica que irradias sentimientos de amor universal, hacia todo lo que te rodea. Cuando llegas a sentir bondad y amor al hacer esta práctica, significa que estás acercándote a la madurez espiritual.

El beneficio de estos ejercicios es que comenzará a imprimir un nuevo acondicionamiento positivo mientras vas reemplazando los viejos patrones negativos. De esta manera liberas un espacio que se llena de amor y bondad. Y recuerda, todo amor que lanzas al cosmos regresa a ti corregido y aumentado por la bondad de la consciencia cósmica.

Todavía puedes matricularte en el Curso Despierta tu Genialidad. Para matricularte por Western Union, ve a sus oficinas y pregúntales cuánto es $50 dólares americanos en los pesos de tu país. Envíalos a nombre de Mayda Ochoa, en Pompano Beach, Florida. Estados Unidos. Haz una foto de tu recibo y envíamela a maydaochoa@gmail.com  ¡Y ya estás en el curso!

Si prefieres usar tu Tarjeta de Crédito, ve a www.maydaochoa.com  y sigue las instrucciones.

Leave a Reply

error: Content is protected !!