maydaochoa@gmail.com

Genios y la Genialidad

El secreto del genio es llevar el espíritu del niño hasta la vejez, lo que significa nunca perder el entusiasmo. Aldous Huxley
7 Feb 2016

IN MEMORIAM – En Paz Descanse un Gran Hombre, Héroe, Maestro Espiritual

/
Posted By

Edgar Mitchel

Edgar Mitchel: astronauta del Apolo 14

(Tomado del libro Fuerzas Invisibles. Las Influencias Ocultas que Controlan tu Existencia.)

“Y hablando del cosmos, muchos años después de Sócrates y Platón; un hombre especial caminó por la luna –no en sueños, sino en la realidad- y cuando viajaba de regreso a la tierra –no desde su mente, sino desde el espacio real- vio al maravilloso planeta azul donde había nacido, suspendido en la inmensidad del espacio… y de pronto LO SUPO. El conocimiento le llegó de manera directa, y como una certeza inconmensurable: la consciencia cósmica, de la que él forma parte, es la causa y el principio de todo. Él lo dijo con otras palabras, pero en el fondo, quería decir lo mismo. Ese hombre especial se llama Edgar Mitchell, astronauta del Apolo 14, y el sexto hombre en caminar sobre la luna.

El capitán Mitchell es un científico entrenado para sobrevivir en un mundo desconocido, como el de la luna. Pero aquella visión de la tierra desde las alturas, le cambió la vida: “el terreno desconocido de la luna no era nada comparado con el ignoto universo de la consciencia.” –Pensó…

Y a comprender esa declaración dedicó el resto de su vida. “Nuestros sufrimientos como seres humanos no son innatos de la Tierra, sino que se deben a nuestras creencias.” –afirmó en aquel sublime momento.

-“Nuestros sufrimientos se deben a nuestras creencias.” –le pregunté a Adyam-. ¿Se refiere Mitchell a nuestras creencias en Dios?

-No. Como hombres de la caverna, los seres humanos, aprisionados por vuestros sentidos físicos, sólo ven las sombras de la realidad; y como el pez que nada en el fondo del océano, no sospechan que afuera de vuestra visión inmediata, hay mundos inconcebibles. Mitchell, en su viaje de regreso a la tierra, fue por un momento un pez que saltó del agua, y fue impactado por aquella certeza, de que la realidad completa contiene mucho más de lo que se puede ver, tocar y medir.

En 1973, dos años después de su viaje a la luna, Edgar Mitchell fundó el Instituto de Ciencias Noéticas, que lleva ya casi medio siglo acunando a todo profesional suficientemente valeroso como para enfrentarse a los conceptos científicos clásicos.”

 

Leave a Reply

error: Content is protected !!