maydaochoa@gmail.com

Genios y la Genialidad

El secreto del genio es llevar el espíritu del niño hasta la vejez, lo que significa nunca perder el entusiasmo. Aldous Huxley
15 Sep 2016

La involución y los estados de conciencia

/
Posted By

A medida que el espíritu se manifiesta en el universo, que baja de su posición no-dual al dominio causal, se producen las primeras formas de manifestación física en forma de arquetipos. Estos arquetipos (o moldes de formas) cristalizaciones del espíritu. Esos arquetipos causales comienzan a convertirse en formas sutiles. Esas formas sutiles continúan bajando para convertirse en formas densas. Todo este proceso se llama involución (no e-volución, sino in-volución).

El Big Bang

Cuando el espíritu bajó al nivel físico se produjo la Gran Explosión (el Big Bang en inglés) y como consecuencia se produjo el universo material. No hay vida aún, no hay mente, no hay organismos espirituales… sólo materia inanimada. Pero la materia tiene en ella el potencial de todos esos estados superiores, porque en ella está encerrada el espíritu que ha involucionado para producir el reino manifiesto.

Esta involución del espíritu comienza el proceso inverso de despliegue o evolución. La involución da lugar a la evolución, y en la evolución de la materia aparecen reinos cada vez más altos, más amplios, reinos más profundos se abren y se vuelven disponibles, y el universo se vuelve cada vez más sensible, más y más compleja, más y más entero, y evoluciona a niveles cada vez más altos y más altos del ser y la conciencia se expande en su camino de regreso a su hogar, a la realización de ser espíritu de nuevo.

Los seres humanos, como tales, están a media altura de esa escala evolutiva, pero cualquier vida humana puede despertar hasta la cima de esa secuencia de desarrollo, simplemente alcanzando la iluminación, el despertar, una experiencia satori, una metanoia, una realización, un recuerdo de su propio ser en el estado no-dual de la conciencia.

Lo que pasa es que, además de estas energías densas y la consciencia densa que va con ella, hay toda una gama de energías sutiles y estados sutiles de conciencia que van con él. Tenemos que aprender a medida que estamos en contacto con estos estados superiores más sutiles, lo que se puede hacer con la energía que tiende a venir con ellos.

Hay muchas practicas, como Chi-gong y Tai-Chi que trabajan directamente con las energías. Si tienes una oportunidad de aprender estas practicas, hazlo de inmediato. En la Internet hay mucho cursos también para aprender estos sistemas. Yo estudie Chi gong en china y estoy pensado preparar un pequeño curso para personas mayores, pero todo depende del tiempo que tenga.

Hay una práctica muy simple pero importante, que viene de la tradición taoísta – y se relaciona con un circuito fundamental de la energía sutil en el cuerpo: se llama la órbita microcósmica, de la que ya hemos hablado. Ese ejercicio lo estamos ofreciendo aparte.

Cuando muere el maestro ¿a dónde va la realidad última?

Cuando algunas de las figuras fundadoras de la espiritualidad, como Cristo o Buda, cuando estaban vivos, ellos hablaron de ser uno con la realidad última. Cuando murieron, surgió la pregunta: ¿a dónde fue la realidad última? Sin duda, no murió con el maestro, porque eso significaría que la realidad última ha muerto.

Todas las tradiciones a su propia manera desarrollaron estas distinciones entre una realidad última, y una versión manifiesta de eso.

La verdad última del que Buda hablaba fue el dharmakāya: puro vacío, naturaleza en estado puro, puro espíritu definitivo no dual. Del mismo modo que la realidad de Jesús fue que Dios era el padre, Dios la madre.

La energía sutil es lo que conecta el mundo denso con el ser ultimo. Lo que permitió que Buda descubrieran estas realidades, es lo que conecta el nirmanakaya (el bienestar físico denso) – a la dharmakāya – lo último del ser espiritual radical – fue el cuerpo sutil, la energía sutil.

Lo que conectó a Jesús con Dios fue el espíritu santo. Tradicionalmente, en muchas de las reuniones de los primeros cristianos una llama descendía sobre las cabezas de los santos, y se muestran con halos de luz alrededor de su cabeza. Todo eso es lo que representa estas bandas de energía sutil que tiene el organismo humano.

En realidad hacen que nos conecten desde nuestro presente, pequeño yo, con nuestro último verdadero yo – nuestro yo superior, la realidad última, en sí el espíritu final.

Cuando Gautama murió, su nirmanakaya murió pero su dharmakāya continuó existiendo. Cuando Jesús murió, Jesús de Nazaret murió, pero Dios el Padre, el Espíritu Santo, el alma de Jesús, la conciencia de Cristo – no murieron.

Todas las tradiciones de todo el mundo se les ocurrió ese tipo de solución a ese problema preocupante de cuando su maestro que le enseñó la realidad última, murió. La respuesta, por supuesto, todos ellos se le ocurrió fue que murió su cuerpo, pero no su espíritu.

Y hoy tenemos varios experimentos científicos y datos que muestran la realidad de esta bioenergía, entonces por supuesto que sólo nos lleva a creer aún más en estas nociones tradicionales originales de la relación de los individuos a la realidad última, y nos puede ayudar a orientarnos a nosotros mismos en nuestra propia búsqueda de la realidad última.

La órbita microcósmica es simplemente uno de los principales circuito que conecta esa última, la más alta realidad con nuestros ser terrestre, individual, físico. La mayoría de las personas, solo se dan cuenta de su pequeño yo, y no su yo grande. Practica el ejercicio de la orbita microscósmica todo lo que puedas. Se esta dando aparte.

 

 

Leave a Reply

error: Content is protected !!