maydaochoa@gmail.com

Genios y la Genialidad

El secreto del genio es llevar el espíritu del niño hasta la vejez, lo que significa nunca perder el entusiasmo. Aldous Huxley
25 Sep 2013

Lo que las farmacéuticas no quieren que sepas

/

La Verdadera Cura de las Enfermedades: ¡Lo que las farmacéuticas no quieren que sepas!

En este video, médicos chinos ordenan a un cáncer desaparecer ¡y éste obedece!  Gregg Braden, un científico, ingeniero y escritor norteamericano explica en este video cómo en China curan muchas enfermedades, incluido el cáncer, a través de la emoción, y nos dice por qué esto funciona así.

¡Las Emociones pueden cambiar tu ADN!

 En su lucha por explicar la relación entre la ciencia y la espiritualidad, Braden expuso tres asombrosos experimentos científicos con el ADN, que prueban como funciona la emoción en las posibilidades de auto sanación de los seres humanos:

 Experimento 1

 El primer experimento fue realizado por el Dr. Vladimir Poponin, un biólogo cuántico. En este estudio se creó un vacío en un recipiente de laboratorio. Lo único que se dejó dentro fueron fotones (partículas de luz). Los científicos midieron la distribución de los fotones y se comprobó que estaban distribuidos al azar dentro del recipiente, como era de esperarse.

Entonces se colocó dentro una muestra de ADN y se midió de nuevo la posición de los fotones. Los científicos vieron que los fotones se habían ORGANIZADO EN LÍNEA junto al ADN. O sea, el ADN biológico produjo un efecto en los fotones.

Pero eso no fue nada comparado a lo que sucedió después que la muestra de ADN fue removida y se midió  nuevamente la distribución de los fotones: ¡los fotones PERMANECIERON ORDENADOS y alineados donde había estado el ADN! ¿A que se sujetaban ahora las partículas de luz?

Gregg Braden dice que existe un “campo” de energía y que el ADN se está comunicando y relacionando constantemente con los fotones por medio de este campo, no sólo en su presencia, sino todo el tiempo.

Experimento 2

 Este experimento fue llevado a cabo por científicos militares. Se recogió una muestra de leucocitos (células sanguíneas blancas) de un número de soldados. Esas muestras se colocaron en una habitación equipada con un equipo que medía los cambios eléctricos.

En este experimento los soldados donantes fueron colocados en habitaciones y sometidos a “estímulos emocionales” consistentes en vídeo clips que mostraban determinadas escenas.

El ADN de cada uno fue colocado en un lugar diferente al del donante, pero en el mismo edificio. Cada donante y su ADN fueron monitoreados constantemente durante la prueba.

Los científicos vieron que cuando el donante mostraba sus altos y bajos emocionales al ver los video clips (medidos en ondas eléctricas) el ADN que estaba en otro lugar del edificio expresaba a su vez respuestas IDÉNTICAS ¡al mismo tiempo! que el donante. Lo que las farmacéuticas no quieren que sepas

Los militares quisieron entonces saber cuán lejos podían separar al donante de su ADN y continuar observando ese efecto. Prosiguieron haciendo pruebas a distancias cada vez más largas, y obteniendo los mismos resultados. Pararon las pruebas a una separación de 80 Kilómetros entre el donante y su ADN. Todo el tiempo continuaron teniendo el MISMO resultado.

¿Qué significa esto?

Gregg Braden dice que las células vivas se reconocen por una forma de energía que existe dentro de un “campo” donde todos estamos sumergidos (como los peces están sumergidos en el agua). Esta energía no se ve afectada ni por la distancia ni por el tiempo. Tampoco es una forma de energía local, sino una energía que existe en todas partes y todo el tiempo. Los antiguos le llamaban “éter” y los científicos modernos pidieron prestada la palabra “Akasha” a los antiguos sabios indúes para bautizarla. Akasha, según ellos, es un “campo” formado de información.

Experimento 3

El tercer experimento fue realizado por el Instituto Heart Math, durante los ataques del ántrax, en el 2001, en estados Unidos. En ese experimento se tomó el ADN de placenta humana, que según ellos es  la forma más prístina de ADN.

Se distribuyeron 28 muestras en tubos de ensayo y se le entregó un tubo a cada uno de los 28 investigadores que participaron en el estudio.

Cada investigador había sido entrenado en generar, sentir y detectar emociones específicas.

El estudio demostró que el ADN cambió de forma de acuerdo a los sentimientos que en algún momento sentía cada investigador.

1. Cuando los investigadores sintieron gratitud, amor o aprecio, al ADN respondió RELAJÁNDOSE mientras sus filamentos se estiraban. El ADN se hizo más largo.

2. Cuando los investigadores SINTIERON rabia, miedo estrés, o cualquier sentimiento negativo ¡el ADN respondió encogiéndose! Se hizo más corto y APAGÓ muchos de los códigos. ¿Alguna vez se han sentido ustedes “encogidos”, “estragados” por emociones negativas? Ahora sabemos por qué una persona triste o negativa camina con los hombros encogidos.

Este experimento fue posteriormente aplicado a pacientes con VIH positivos. Ellos descubrieron que los sentimientos de amor, gratitud y aprecio crearon 300.000 veces mayor RESPUESTA INMUNE que la que tuvieron sin ellos.

Ese experimento viene a comprobar algo que ya todos sabíamos: nadie que se siente positivo y alegre, y amoroso, camina encogido. ¿No es cierto?

La persona inundada de alegría y sentimientos positivos casi salta al caminar, como si tuviera resortes en los pies.

Así que aquí tenemos una respuesta que nos puede ayudar a permanecer con salud: tratando de rodearnos de pensamientos y gente y situaciones positivas, bondadosas, de amor, gratitud y aprecio.

Pero estos cambios emocionales fueron más allá de ser efectos electromagnéticos –dice Gregg.

Los individuos que sintieron amor profundo fueron capaces de cambiar la forma de su ADN. Braden dice que esto ilustra una forma de energía que conecta toda la creación. Esta energía parece ser una RED TEJIDA ESTRECHAMENTE que conecta toda la materia. Esencialmente podemos influenciar esa red de creación por medio de nuestra VIBRACIÓN –producir una respuesta de acuerdo al tipo de emoción que sentimos.

¿Que tiene que ver los resultados de estos experimentos con nuestra vida diaria?

Ellos demuestran que uno puede entrenarse y aprender a escoger y determinar, si estamos enfermos, o saludables, alegres, o tristes, con buena o con mala suerte.

Como Gregg explica en su libro “El Efecto de Isaías”, en la matriz de la vida, el tiempo no es solo lineal (pasado, presente y futuro) sino que también tiene una dimensión de profundidad. A la profundidad del tiempo se puede llegar a través de la plegaria. Cuando usted o un ser querido lo necesite, ore, pensando y sintiendo que sus oraciones ya han sido respondidas. Activemos la cadena de salud, abundancia y buena suerte con el código secreto de nuestros SENTIMIENTOS.

Así es como creamos nuestra realidad, escogiéndola con la voluntad que selecciona nuestra emoción. Los sentimientos están contantemente activando el código de la Creación: creación positiva o negativa. Uno escoge.

Recuerda que la ley de la atracción dice que atraemos aquello en lo que nos enfocamos. Si te enfocas en temer… estas enviando un fuerte mensaje al Universo para que te envíe aquello a lo que temes. En cambio si te enfocas en lo que quieres, -no lo que no quieres- atraerás más de eso a tu vida.

Gregg Braden es el autor de “El Efecto Isaias”, donde se habla de esos experimentos. Si no has leído el libro envíame un email a maydaochoa@gmail.com para formar parte del Circulo de Lectores de maydaochoa.com y recibirlo vía email. Lo que las farmacéuticas no quieren que sepas

(Fuente: greggbraden.com)

 

Leave a Reply

error: Content is protected !!