maydaochoa@gmail.com

Genios y la Genialidad

El secreto del genio es llevar el espíritu del niño hasta la vejez, lo que significa nunca perder el entusiasmo. Aldous Huxley
1 Oct 2016

Más sobre los Tipos Masculino y Femenino

/
Posted By

Actualiza el poder innato de tu tipología

¿Cómo conocer sobre el tipo masculino y femenino puede ayudarnos a desbloquear nuestro potencial? ¿Cómo esto también forma parte del mapa psicoactivo que hemos estado estudiando?

Lo que estamos viendo es las características que marcan lo masculino y las características que marcan lo femenino. Las características que usamos para definir hombres y las mujeres cuando se trata de sexo, basada en la biología, se refiere a hombres y mujeres. Cuando se trata de culturas, ideas, se refiere como masculino y femenino. Eso no es biológico, es cultural. Tenemos la categoría biológica de hombre y mujer. Y la categoría cultural de femenino y masculino.

Carol Gilligan encontró que las mujeres y los hombres pasan por los mismos grandes niveles jerárquicos de crecimiento moral: egocéntrico, etnocéntrico y mundicéntrico.

Lo que encontró fue que las mujeres tendían a razonar en todos los ámbitos que se resumen como Comunión. Para la mujer es importante la relación, el cuidado a los demás y la responsabilidad. Estos son todos los indicadores de tipo relacional de pensamiento. Los hombres, por otro lado, piensan en términos de la Agencia. Ellos tienden a pensar en términos de autonomía, derechos y justicia.

Todo esto conlleva también los estereotipos que hay alrededor de esto, y cuando estamos buscando deshacernos de todas esas cosas que nos impiden ser sobrehumanos, es necesario en realidad ampliar nuestros conceptos de lo que es masculino y femenino.

Ver las verdaderas diferencias que hay entre hombres y mujeres, y cuales son falsas. Entonces podemos realmente empezar a formar relaciones reales entre sí cuando entendemos sus necesidades, entendemos sus deseos y sus motivaciones.

A medida que nos desarrollamos y crecemos a través de los niveles, líneas y estados, nuestras perspectivas se ensanchan, se elevan y se profundizan. Entonces nos vamos acercando cada vez mas: el hombre comienza a interesarse más en amar y cuidar a los que le rodean, y la mujer se hace más activa, más interesada en crear el mundo que le rodea. Y ni el hombre deja de ser hombre, ni la mujer deja de ser mujer… ambos crecen y se encuentran en un punto medio, donde puedan hablar el mismo lenguaje.

Hemos estado hablando acerca de los hombres que tienen una tendencia a la agencia que incluyen cosas como la autonomía y la justicia y los derechos… y la mujer, que tiende a la comunión, relación, y la responsabilidad. Estas son los dos impulsos horizontales que los hombres y las mujeres tienen.

Dicho sea de paso, son los mismos impulsos que todos los holones tienen. Todos los holones en su conjunto, son parte de un todo más grande, como el átomo es parte de una molécula completa, una molécula entera es parte de una célula entera, una célula entera es parte de un organismo completo, y así sucesivamente. El universo está hecho de holones. Son holones en virtud del hecho de que son totalidades dentro de totalidades más grandes, y tienen dos direcciones en las que puedan crecer y dos dimensiones diferentes en cada uno de esos. De forma horizontal, puede elegir ser más autónomos, más enteros, más separados en ese sentido, o pueden elegir estar más en relación con el todo más grande, o en comunión.

La forma patológica de la agencia y la comunión

Decimos que los hombres tienden hacia la agencia, y las mujeres tienden a la comunión. Pero ambos tienen una forma patológica de esos impulsos naturales. La agencia a la que los hombres tienden es la autonomía. Pero cuando esa agencia es excesiva, no tenemos a un individuo sano autónomo, capaz en sí mismo, sino a un individuo que se separa, alienado. Ese impulso de autonomía llevado al extremo puede convertirse en algunas formas muy patológicas.

Ahora, cuando la comunión femenina es excesiva o disfuncional, la mujer no solo quiere estar en una relación, quiere la fusión completa, deja de ser ella, pierde todos sus valores personales, fusionarse con esa relación. Todos sus objetivos e impulsos se vuelven forma patológica y pueden hacer que una mujer pierda todo sentido de sí misma, todo sentido de su propio grado de autonomía, su propio grado de ser capaz de hacer sus propias decisiones.

Esas son las dos unidades horizontales, la agencia y la comunión; y esas son las dos formas patológicas, la alienación de la agencia y la fusión de la comunión.

Ahora bien, no sólo estás en un nivel particular. Tiende a pasar a niveles más altos de la totalidad; y también tiendes a bajar a niveles inferiores para abrazar lo que está abajo. Una molécula puede pasar a formar parte de una célula que es parte de una totalidad más grande, superior. El movimiento hacia arriba se llama “eros”. Eros es llegar a formar parte de totalidades mayores. Esto es la evolución. Eros en acción es una parte grande de la evolución.

Entonces, hay otra fuerza en el juego aquí. La otra fuerza es que una vez que los holones se han reunido en una totalidad mayor, es necesario que se mantengan unidos, y así las necesidades más altas bajan, llegan a abajo y abrazan la parte inferior. En esto está envuelto ahora “Ágape”. Ágape baja a la tierra, busca las raíces, la realización; mientras que el eros trata de llegar al cielo, Ágape trata de encontrar sus raíces.

Y no es que Eros sea lo masculino y Ágape lo femenino, sino que los hombres tienen esa tendencia general a eros y la mujer esa tendencia a ágape. Pero una mujer puede también y debiera tener tendencias al Eros. Y un hombre puede y debiera tener también tendencias al Ágape.

 

 

Leave a Reply

error: Content is protected !!