maydaochoa@gmail.com

Genios y la Genialidad

El secreto del genio es llevar el espíritu del niño hasta la vejez, lo que significa nunca perder el entusiasmo. Aldous Huxley
1 Oct 2016

¿Por qué es tan importante la meditación?

/
Posted By

Pregunta: ¿Por qué hoy en día se da tanta importancia a la meditación?

Con la meditación podemos mirar dentro de nosotros mismos y vemos todos nuestros pensamientos, y las imágenes, y los deseos, y los diálogos, y las charlas, Todo eso que estamos observando, los estamos convirtiendo en objetos. Y si los podemos convertir en objetos, los podemos trascender. Estamos empezando a movernos más allá de ellos, nos estamos des-identificando para liberarnos de ellos. Ese es uno de los objetivos de la meditación.

Puedes hacerlo en cualquier número de maneras. No tienes que meditar formalmente. Puede estar trotando con atención consciente (mindfulness). Puedes barrer el patio, fregar, la loza, doblar la ropa, trabajar en el jardín, o bailar, trabajar en una factoría… pero lo haces con tanta atención enfocada (mindfulness), que ello se convierte en una meditación.

Puedes incluso escribir un diario. Cada mañana, cuando te levantas, escribe tres páginas de lo que te viene a la mente, incluso si es tonto. Termina tres páginas cada día, escribiendo todo lo que entra en tu conciencia, en el aquí y ahora.

Puedes pintar, un cuadro o una pared. Puedes hacer cerámica o escultura, o tomar clases de baile, hacer Tai-chí o QiGong. Puedes aprender a tocar un instrumento musical. Sólo tienes que centrar tu conciencia, estar aquí y ahora mientras haces tus movimientos.

No tienes que sentarte, o acostarte a meditar, aunque puedes hacerlo, si es lo que quieres. Pero todo lo que hagas se puede convertir en una meditación si logras convertir al sujeto en objeto. Tienes que dar conciencia a lo que haces, y verlo. Sentirlo. Que sea objeto. Trascenderlo. Dejarlo ir y hacer espacio para un mayor, objeto, más amplio, más profundo, mayores niveles de si mismo, y de conciencia. Y así ir todo el camino hasta el yo-último, hasta tu verdadero ser, el espíritu divino, tu propio testigo-último que ve todo como un objeto , y esto es también conocido como la iluminación, el despertar, la liberación.

Cuando se ve todo como un objeto, cuando no estás identificado con nada individual, a continuación, puedes identificarte con todo. Eres uno con el universo entero. Hay no sólo la libertad radical, pero plenitud definitiva y trascendencia.

En este momento estás mirando al mundo desde el yo separado y piensas que eres el verdadero yo, quien realmente eres. Puedes ver a ese yo. Pero en realidad hay dos yo aquí. El yo que ve, el yo que está mirando lo que hay afuera. Y está el yo que ve al yo que mira. Ese es el Testigo. Ese testigo puro no puede ser visto. Del mismo modo que un ojo no puede verse a sí mismo. Nunca puede ser convertido en un objeto.

Si ves algo cuando estás mirando a través del testigo puro, es sólo otro objeto. Lo que sentirás con el verdadero testigo es una sensación de libertad, de estar libre de todos los objetos que ves. “Recuerdas? Tengo sensaciones, pero no soy esas sensaciones. Tengo sentimientos, pero no soy esos sentimientos. Tengo deseos, pero no soy esos deseos. Tengo pensamientos, pero no soy esos pensamientos. Puedo ver todo eso. No soy nada de lo que veo por separado. Soy todo eso, junto, soy el que ve y no puede ser visto. Soy una gran amplitud, abierta, vacía, clara en el que todas esas cosas surgen. Ese es el resultado de hacer cada sujeto objeto hasta que sólo quede sujeto puro, la conciencia pura.

Ramana Maharshi lo llama el Ojo-Yo, el gran ojo infinito consciente del pequeño objeto I. El sentido puro de yo-soy-dad antes de que se identifique con nada. Simplemente descansar como el testigo y permitir que todos los objetos surjan como lo deseen. Ese es el propósito de la meditación y hay cualquier número de formas en que se puede reconocer ese estado. Algunos de ellos se llaman meditación en acción. La única cosa que todos ellos tienen en común es un sentido particular de la conciencia, que está presente, centrada en el ahora atemporal, y simplemente ser testigo de todo lo que se plantee sin identificarse con ninguna de ellas. Esa es la esencia fundamental de la postura de meditación.

Esta pregunta se refiere a la práctica diaria. Tenemos el Neurocharger, y Euforia, y las otras meditaciones. Y nuestros trabajos y la casa, el día tiene solo 24 horas. ¿Que recomiendas mejor?

La idea no es que tienes que hacerlas todas, la idea es que las pruebes todas, para que selecciones la que mejor te guste. O puedes usar una durante un tiempo y entonces cambiarla, la idea es que tienes muchas opciones.

La primera regla es que te sientas cómoda haciendo lo que hagas. Es importante meditar todos los días, o al menos 5 veces a la semana, pero si 30 minutos es mucho para ti, rebájalo a 20; y si veinte es mucho, rebájalo a 10 minutos al día.

Y si 10 minutos es demasiado, rebájalo a cinco. Es más importante que hagas cinco minutos cada día, que hacer 30 minutos cada dos o tres días. Es importante generar un hábito, y eso se logra sólo siendo consistente. Lo que es importante en un primer momento es la consistencia, no la cantidad. A medida que vayas hasta el punto de que se convierta en un hábito. Si tienes el habito de meditar 3 minutos al dia, es mejor que una hora cuando se te ocurra. Nadie tiene una excusa para no hacer tres minutos. Hacer eso hasta que se convierta en habitual. Usted sabe que cuando se levanta, va a hacer esto.

Después lo expandes poco a poco hasta llegar a un punto en el que te sientas cómoda, haciéndolo mas tiempo. En términos de estas dimensiones principales, lo que se desea es asegurarse de que estás tocando base con estos elementos fundamentales en el marco del cultivo interior.

Muchas personas, por ejemplo meditan, pero no saben nada acerca de los niveles de conciencia. Están trabajando en el despertar, el crecimiento, en los estados, pero no saben nada acerca de crecer, los niveles de crecimiento que son extremadamente importantes, porque determinan cómo se interpretan las experiencias de todo, incluida la meditación.

El tiempo no tiene que ser un problema. Es decir, todo el mundo tiene cinco o seis minutos al día. La consistencia es lo más importante. ¿Sólo puedes hacer tres o cuatro minutos para empezar? Simplemente hacer uno de los ejercicios durante tres o cuatro minutos, activará esa dimensión en la que actuarás durante la mayor parte de ese día, y así lo pones en movimiento, tocas base, lo incluyes en tu conciencia, lo activas, y seguirá estando activo mientras te desplazas por el día. Y luego, cuando puedas, haces más… y lo vas convirtiendo en un hábito, que va tocando en las diversas dimensiones, eso es lo más importante.

Lograr una consistencia, y convertirlo en un hábito, y luego poco a poco ampliar a partir de ahí, y si lo hace, los beneficios que comenzarás a sentir son enormes, porque incluso en aquellas cantidades moderadas, estos ejercicios son muy eficaces y acelerarán, y participarán, y activarán esa dimensión de una forma muy, muy eficaz.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

error: Content is protected !!