maydaochoa@gmail.com

Genios y la Genialidad

El secreto del genio es llevar el espíritu del niño hasta la vejez, lo que significa nunca perder el entusiasmo. Aldous Huxley
8 Jul 2016

Un nuevo giro en la historia de la humanidad: la buena y la mala noticia

/
Posted By

balanza 5%Por Dra. Mayda Ochoa©

Primero te doy la buena noticia: está comenzando a pasar algo nuevo en el universo. Algo que nunca antes había ocurrido en toda la historia de la humanidad. Algo que se ha descubierto hace sólo unos 20-30 años.

Posiblemente sabías que los seres humanos, como todos los organismos naturales, crecen y evolucionan a través de varios niveles de desarrollo… Pero en los últimos 20- 30 años, ha ocurrido algo inverosímil. Ha comenzado a surgir un nuevo tipo de evolución y un nuevo tipo de personas que son distintas a todas las etapas anteriores, registrados y estudiados en toda la historia de la humanidad.

Esta nueva etapa tiene muy confundidos a todos los estudiosos del desarrollo humano. Y eso es porque en esta etapa está, apareciendo seres humanos muy superiores al ser humano anterior. Pero no solo más integrales y más completos, sino también más comprensivos, más bondadosos… mas artísticos…

Tipos de seres humanos que NUNCA ANTES, EN TODA LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD, habían aparecido sobre la faz de la tierra.

Naciendo muchos genios

Por una parte… ustedes los han visto: Niños de 3 a 5, 7 años que pueden tocar música clásica como si fueran viejos que dedicaron toda su vida a practicarlo. Antes había ocurrido, pero aparecía un genio de esos, como Mozart… cada miles de años. Ahora están naciendo varios cada año, y en todos los países. O genios en las ciencias y las letras.

Pero no sólo eso. Lo más hermoso: están apareciendo seres humanos que quieren probar una nueva forma de vida. Dispuestos a amar en lugar de competir. Y algunos de ustedes están entre ellos.

En toda la trayectoria humana desde los tiempos en que el mono se convirtió en hombre, ese ser humano estuvo involucrado de una manera o de otra en resolver sus propios problemas… y para ello nunca le importó utilizar a sus semejantes para conseguir lo que necesitaba para sí. Es el mundo, de “el pero come perro” que aún vivimos hoy en día.

Sin embargo… Algo en el cerebro humano se está transformando y aquel mecanismo de “sobrevivencia personal” se está convirtiendo en el mecanismo de “sobrevivamos juntos.”

Toda historia humana ha estado siempre basada en la competencia, en la crítica, en el demerito. Una característica que se ha repetido en todas y cada una de las etapas anteriores del desarrollo humano, es que las personas y las instituciones, sienten que su punto de vista, su verdad, sus ideas, son los únicos válidos, los únicos correctos.

El ser humano de todas las etapas de desarrollo ha pensado que las generaciones anteriores estaban equivocadas, las criticaban, y se alejaban de ellos con un gesto desdeñoso, pensando que eran infantiles, y a veces hasta simplemente estúpidos.

¡Algo nuevo! ¡Algo inverosímil!

Pero de repente, de repente, los especialistas en desarrollo humano comienzan a ver surgir algo demasiado extraño. Y cuando comenzaron a ver esta nueva tendencia, no podían creerlo ¡era algo nuevo! ¡Algo inverosímil!

Y al principio se fajaron entre ellos, se criticaron, como siempre, antes de oírse, pensaron que cada uno de ellos estaba cometiendo algún error… que esto no podía estar pasando, pero cuanto más lo estudiaron, más encontraron que aquello era real… y que todos ¡TODOS! Estaban viendo lo mismo. Que esta nueva etapa evolutiva, estaba haciendo algo distinto a lo que se había hecho hasta ahora: estaba encontrando ALGO DE VALOR en cada una de las etapas anteriores.

Una esperanza para el mundo

Eso de ver algo de valor en todas las etapas evolutivas anteriores nunca antes había ocurrido. Cuando el ser humano pasaba de un nivel de evolución al otro, sólo veía los errores del nivel anterior. Y de pronto, esta gente nueva ve algo positivo en todas y cada una de las etapas anteriores. Muchos errores, pero también cosas buenas. Y ello produce una excitación increíble… porque es una esperanza para el mundo. Una esperanza verdadera… algo que marca un nuevo giro en la historia de la humanidad.

Y llega justo a tiempo… Y llega justo a tiempo… porque, como están las cosas, lo contrario sería que continuáramos acabando con el mundo hasta que consiguiéramos destruirlo totalmente… y destruirnos nosotros mismos… como mismo hace un cáncer.

Continuar siendo como somos significa la destrucción de nuestra casa (nuestro planeta – nuestra madre tierra) y la aniquilación de la raza humana.

Porque hasta ahora hemos creado muchos adelantos científicos, pero junto a los adelantos científicos, todo lo que hemos creado, a sido a base de dolor, de sufrimiento, de quebrantamientos, de separación, de aislamiento.

Y así la historia de la humanidad ha sido una historia de competencia, y de guerras… de sangre, desavenencias entre individuos, entre razas, entre grupos, entre países.

Y así desde el principio hemos vivido divididos en tribus, ciudades, países, religiones… bellos, feos; gordos, flacos; inteligentes, estúpidos. Divididos.

Y cada grupo piensa que son los mejores, y que todos los otros son malos, lentos, tontos, o radicalmente estúpidos.

Esa ha sido nuestra historia: división, fraccionamiento, discordia, miedo, segmentación, parcelación, competencia, dolor, sangre, sufrimiento, desintegración, desmembramiento.

Y eso es lo que enseña nuestra educación

Y eso es lo que aprenden las nuevas generaciones. Eso es lo que les enseñamos, lo único que sabemos. En las escuelas y universidades aprendemos… no la manera de unirnos y comprender e incluir. Aprendemos como vivir, apoyándonos en las espaldas de los de abajo, de los más débiles, de los ignorantes.

Aprendemos que somos pedazos, que vivimos en un mundo roto y dividido, fracturado. Y cuando nos graduamos en nuestras escuelas de medicina, somos especialistas en cómo hacer más dinero; no, como curar mejor.

En nuestras escuelas de derecho, aprendemos a ser especialistas, en como buscar más problemas, no en como defender, y como apoyar.

Y entonces, la gente me escribe y me dice: “Doctora Mayda Ochoa, me siento deprimido.” “No me siento completa.” Me dice alguien, “Tengo mi corazón pegado a mi espalda de tanto dolor”… me dice otro. “No me siento satisfecho.” “No encuentro alegría y significado en la vida.”

Cada 40 segundos alguien se suicida

Y así es como llegamos a que cada 40 segundos una persona se suicida en el mundo. ¡Cada 40 segundos!

Cuarenta segundos son dos noticias en la TV… Si hablas más de 20 segundos en TV, la gente se aburre y cambia a otro canal. Y cada 40 segundos una persona –en todos los rincones del planeta— ¡se aburre realmente! Aburrido, espantado, aplastado… ¡Encuentra que la vida no vale la pena!

Encuentra que de nada le sirve el cielo azul, y las nubes prístinas, y los inmensos océanos llenos de todo tipo de criaturas maravillosas, y las estrellas titilando en el firmamento, y los pájaros maravillosos revoloteando alrededor de su casa…

Toda esa maravilla que nos regala la creación no les dicen nada, no les dan nada porque no encuentran el amor y el apoyo de sus hermanos y hermanas… de la raza humana… que andamos todos, cada uno, buscando felicidad en el dinero solamente, como si eso fuera darnos la salvación.

¿Qué estamos haciendo? ¿Que nos estamos haciendo los unos a los otros? ¿Qué estamos haciendo con nuestras vidas?

¡Y ahora de pronto surge una esperanza!

Ahora de pronto los especialistas descubren ¡algo distinto! Una nueva tendencia. Una extraña fase de desarrollo que revierte todo lo anterior y dice: ¡no, no, no! ¡No quiero seguir sufriendo! ¡No quiero seguir haciendo sufrir! ¡No quiero más guerras! ¡No quiero más sangre! ¡No quiero seguir engañando!

Son gente que están mirándote y se sienten parte de ti. ¡NO, no, no… NO son extraterrestres! Son gente como tu y yo, pero que han descubierto que son más felices siendo buenos, que malos…

Gente que disfrutan más siendo comprensivos… que criticando. Que piensa que la vida es mas hermosa cuando incluimos, que cuando excluimos… cuando damos que cuando recibimos.

Y están descubriendo que en esas circunstancias se siente la plenitud que andaban buscando, y se siente el sentido que nos faltaba, y se siente la perfección y la belleza de la creación…

Me dirás estúpida, infantil, tonta, romántica de remate… pero estoy llorando mientras escribo esto. Me alegro no haberlo grabado! ¡Ja-ja-ja!

Contrario… contrario a lo que se siente ante lo roto, ante lo dividido… ante el odio, ante la envidia…

¡Qué bello y qué posible!

Y de pronto surge la idea y la posibilidad de… ¡qué bello y que posible! ¡Qué bello y qué posible! ¡Vivir siendo parte de ti, no en contra tuya! Parte de un universo completo, en vez de fragmentado… un universo donde nos tomemos las manos y nos amemos… ¡qué bello y qué posible!

Vivir entre seres humanos que te miran a los ojos, sin miedo y sin envidia. Y esas gentes están descubriendo que se puede llenar esa sensación de vacío que nos deja la competencia, la incomprensión, la desunión. Esa sensación de profunda tristeza que nos deja tener que aprender a engañar.

Algo en el cerebro humano se está transformando y aquel mecanismo de “sobrevivencia personal” se está convirtiendo en el mecanismo de “¡sobrevivamos juntos.”

Pero hay una mala noticia…

LA MALA NOTICIA

Pero en esa luz de esperanza que se avista a lo lejos, hay una mala noticia. Una mala noticia muy grande… que podría echar a perder todo si no nos sumamos pronto y activamente a este nuevo movimiento. Hoy en día sólo el 5% de la población mundial está en esa etapa de desarrollo humano de la que les he hablado.

Para lograr que la balanza comience a moverse un poquito, necesitamos el 10% de la población trabajando en esto, abrazando esta nueva manera de ser donde el amor y la inclusión es la palabra de orden.

Cuando yo te hablo de Despertar tu Genialidad, en realidad te estoy invitando a sumarte a este 5% para que tú atraigas a otros y así lleguemos al 10% que comenzaría a inclinar la balanza. ¡Nos falta tanto!

Cada nivel de desarrollo resuelve automáticamente los problemas del nivel anterior. Así que el hambre, la miseria, la falta de agua potable, la destrucción de nuestro planeta se resolvería automáticamente cuando la mayoría de la población estuviera consciente de ello… y pasáramos a un nuevo nivel de desarrollo. Es la única manera.

Y sobre todo, sólo cuando tu tengas tus necesidades básicas cubiertas: trabajo, comida, cuidados de salud y educación, y casa, es cuando pudieras comenzar a trabajar para toda la sociedad. Por eso es que tienes que despertar tu genialidad, para resolver todos esos problemas pronto. Que tú y tu familia vivan en la abundancia, es una necesidad urgente para toda la humanidad.

Y eso es lo que vamos a hacer en este curso. Por favor, si lo has estado pensando, decídete hoy, matricúlate y súmate el 5% que ayudará a mover la balanza. Si conoces a alguien que pudiera ser una de estas personas maravillosas, háblale de esto. Embúllala a que se sume.

Y te invito a que participes más, comencemos un activismo en este sentido, danos tu opinión aquí, un pequeño comentario: ¡comparte! Invita a la gente a comentar! ¡Discutamos esto! Para que otros comiencen a ver que hay una esperanza… pero depende de cada uno de nosotros.

¡Te amo tanto!

Gracias. Gracias. Gracias

Para matricularte al curso Despierta tu Genialidad, haz clic AQUÍ: 

NOTA: si por cualquier razón no puedes terminar el proceso, o tienes una duda o pregunta, yo te puedo ayudar. Envíame un correo a maydaochoa@gmail.com y de inmediato me pondré en contacto contigo.

 

 

 

 

Leave a Reply

error: Content is protected !!